Se llaman TELEFUNKA y les va a gustar. Como ya les dije en mi último texto, este año MLS buenas mezclas prepara varias sorpresas y eventos que poco a poco irán viendo la luz. Este sábado, coincidiendo con la Noche del Comercio de Oviedo, donde participarán más de 150 comercios,  y sumándose a las distintas actividades que se desarrollarán por la ciudad, nos traen a la agrupación electrónica TELEFUNKA.

Este grupo está compuesto por dos hermanos mexicanos (Giancarlo y Aldo Fragoso) residentes ahora en Barcelona. Con un directo espectacular y llamativo, donde combinan la música electrónica e instrumental con la imagen, alcanzando diversas manifestaciones artísticas y lograr una experiencia multisensorial única. Son uno de los referentes del género en Latinoamérica y no tardarán mucho en serlo en el mundo entero, algo que podrán atesorar sin ninguna duda una vez que les vean encima del escenario. La actuación empezará a las seis de la tarde y finalizará a las diez, cuatro horas de fiesta y música, que seguro que se alarga algo más con los bises del público, ya se lo anticipo.

Esto así contado parece algo muy técnico y sofisticado, que lo es, pero tampoco, porque son capaces de levantar al público y ponerlo a bailar. Y no sólo es que sean capaces, sino que lo van a hacer. Un espectáculo que recordarán con el paso de los años, como un concierto de Bruce o Michael Jackson en el Tartiere, y podrán decir aquello de “Yo estuve ahí, yo vi a los TELEFUNKA en MALA-SAÑA un otoño del 2022.

Pocas cosas mejor que disfrutar de buena música mientras a la vez uno se toma una copa o un cóctel, es uno de estos momentos de felicidad perfecta que quedan tallados en las paredes de nuestros recuerdos. Esos sorbos al ritmo de la música, mientras nos dejamos llevar por el ritmo y el sonido nos atraviesa. Esos tragos rápidos, que no con prisa, que se disuelven en la boca como nosotros en la tarde.

Va a ser algo tan bueno que hasta el mal tiempo dará tregua, las nubes se amansan con las buenas canciones y cesa la lluvia. Casi por obligación, por la mejor de las obligaciones que es la autoimpuesta y por el placer, debemos echarnos a la calle y disfrutar de la ciudad y todo lo que nos ofrece. No hace tanto esto era inimaginable, y ya que no salimos mejores, que lo hagamos más disfrutones. Es merecido.

Acojamos a Giancarlo y a Aldo como sabemos, como merecen, como lo hacemos siempre por estas tierras. Quiéranlos y disfrútenlos, a ellos y a su trabajo: todo es bueno y siempre poco.  Ya no podrán olvidar nunca a TELEFUNKA.

Nos vemos en la barra, brindo por ustedes.