“Beban; con moderación o sin ella; disfruten, sin límites; charlen, pero también escuchen; rían, sobre todo de ustedes mismos; enamórense, porque no hay fiestas sin amor; canten, pero no muy alto y brinden por todos. Nos vemos en la barra, brindo por ustedes”.

La historia de Mala Saña se cuenta en su carta y su filosofía se expresa en cada cóctel. Las raíces que inspiran a nuestras creaciones provienen de la coctelería clásica, y nuestros tragos van cambiando con cada nueva estación y con los ingredientes que la temporada nos brinda. 

Durante este invierno le rendimos homenaje a México y a la planta madre del mezcal, nuestro querido agave. En nuestro último viaje a Jalisco hemos conocido la cultura del tequila y los secretos mejor guardados de los jimadores. Por ello dedicamos una sección de la carta titulada ‘para todo mal mezcal, y para todo bien, también’.

Además el agave juega un papel fundamental en nuestra coctelería, ya que las pajitas son una parte muy importante de la experiencia del cliente. En nuestro caso, están fabricadas con los residuos sobrantes de la producción del tequila. La fibra de agave, además de ser un producto sostenible, nos permite reducir nuestra huella de carbono.  

Nuestro compromiso con el medio ambiente nos ha hecho profundizar en las técnicas de reaprovechamiento y a utilizar ingredientes de temporada, desarrollando con ellos una amplia y variada selección de cócteles sin alcohol.escos caseros.