nuestro Vermú

mezclas con historia

Nos interesamos por las compuestas tan típicas de Asturias, donde antiguamente los bares hacían sus propias mezclas a base de vermú y licores. Tan famosas eran algunas compuestas que muchos bares eran conocidos por ellas. Mala Saña desde sus comienzos tiene su propia receta, tanto blanco como de color, gracias a su sabor y a su localización se ha hecho un referente para vermutear.

EL ESCANCIADO

Una técnica depurada del "escanciado" es esencial para nosotros, con ella buscamos que los aromas del vermú afloren. Intentamos despertar las hierbas del vermú que estaban en reposo, algo parecido a lo que ocurre con el tradicional escanciado de la sidra.

Nuestra constante formación, investigación y especialización en el mundo de la coctelería ha hecho que investiguemos en libros centenarios de recetas de cócteles para inspirarnos en cada una de nuestras elaboraciones.

Como todas las grandes recetas, la nuestra también es secreta. Para elaborar nuestro vermú rojo, lo maceramos con frutas frescas, consiguiendo esa nota frutal y aromática, con retrogusto largo y amable amargor. Su sabor se inclina hacia el estilo de los vermús clásicos italianos donde amargor y dulzor están muy bien equilibrados.

Y para el vermú blanco nos inclinamos por una mezcla de licores florales que junto con el golpe de espumoso en su «servicio perfecto” hacen una combinación refrescante, cítrica y floral.

NUESTRA SELECCIÓN

Una tradición es una costumbre que se trasmite y se mantiene de generación en generación. Queremos que nuestro vermú forme parte de vuestra historia como ya lo hace de la nuestra.

EMBOTELLADO EN NUESTRO LOCAL

Su éxito y las circunstancias actuales nos han empujado a dar un paso mas y desde ya, el vermú se embotella de manera artesanal en nuestras instalaciones de Mala Saña para su comercialización en el local. El proceso de embotellado de nuestro vermú, se realiza de manera totalmente artesanal.

A mano, sirviéndonos de herramientas tradicionales para calcular con precisión la cantidad exacta de cada ingrediente. Porque no necesitamos grandes máquinas que derrochan agua y energía para conseguir una calidad inmejorable.
¿Lo habéis probado ya?